Cuando hace unos años aparecieron los primeros e-readers o libros digitales, algunas voces profetizaron la muerte del libro en papel. Y actualmente, en una época en la que muchos estudiantes son nativos digitales, muchas escuelas están apostando por las nuevas tecnologías en las aulas. Sin embargo, los datos nos dicen que la mayoría de las personas preferimos la letra impresa para leer textos que, por su profundidad, presentan cierta dificultad (estos datos incluyen a las personas que dedican buena parte de su tiempo a la lectura en formatos digitales). Además, los últimos estudios sobre el tema apuntan a que el libro tradicional es un formato más idóneo para la comprensión lectora y el aprendizaje basado en textos.

 

Comprensión lectora: mejor textos impresos que en pantalla digital

 

Hasta hace poco, no había pasado el tiempo suficiente desde la implantación del formato digital como para que los estudios sobre la comprensión lectora en uno y otro formato fueran concluyentes, pero ahora, parece que sí, y los resultados revelan que comprendemos mejor los textos impresos que los textos en pantalla digital.

Según los estudios realizados por la especialista en psicología cognitiva, psicología experimental y psicología educativa Rakefet Ackerman y su equipo, comprendemos mejor un texto cuando lo leemos en papel y esta diferencia aumenta cuando el tiempo del que disponemos para la lectura es limitado.

Comprensión lectora: mejor textos impresos que en pantalla digital

 

Otro dato interesante que ha revelado el estudio es que las personas que leen un texto digital tienen un exceso mayor de confianza sobre lo aprendido que las que leen utilizando el formato impreso. Los autores del estudio afirman que “esto se debe a un déficit en los procesos meta-cognitivos responsables de la monitorización de la cantidad y calidad del aprendizaje alcanzado”, según explican los psicólogos del Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad de Valencia Pablo Delgado y Ladislao Salmerón en el artículo El libro no ha muerto: desventaja meta-cognitiva de la lectura en pantalla. No obstante, Ackerman y su equipo también creen que esta desventaja podría salvarse introduciendo procedimientos que ayuden a procesar mejor la información que se lee, como elaborar una lista de palabras clave del texto.

Asimismo, también se ha visto que los estudiantes que toman los apuntes a mano obtienen mejores resultados en los exámenes que los que utilizan el ordenador portátil para tomar este tipo de notas.

Otros estudios realizados recientemente, como el que se cita en el artículo Hace falta papel: lo que se lee en pantalla se entiende peor, publicado hace unos meses en el diario El Español, afirman que los soportes digitales propician la dispersión, dificultan la comprensión de los conceptos abstractos y de la idea global de un texto, aunque facilitan el recuerdo de detalles concretos, y atribuyen la dispersión a los hiperenlaces y a las imágenes que suelen formar parte de una publicación digital, ya que interrumpen el proceso de lectura afectando a la atención.

Otras fuentes;

El País: Los nativos digitales también aprenden mejor con los libros de papel