Hace unos meses publicamos un artículo (Acoso escolar o bullying: terapia para ayudar a las víctimas) sobre el acoso escolar en el que explicamos el perfil de un acosador, el de una víctima, la dinámica que se establece entre ellos y cómo es la terapia que realizamos en nuestro centro para ayudar a las víctimas de este tipo de acoso. En ese artículo abordamos el acoso escolar tradicional, el que se da en las escuelas y las calles; sin embargo, muchos acosadores escogen ejercer su violencia a través de las nuevas tecnologías, y otros amplían el acoso a través de estas mediante lo que se denomina ciberacoso o ciberbullying: un tipo de acoso que está aumentando en nuestro país y que presenta algunas particularidades respecto al acoso escolar tradicional.  Hoy queremos tratar este tema y, sobre todo, ofrecer algunos recursos de ayuda que proporcionan asociaciones especializadas.

 

 

Datos y cifras sobre el ciberacoso

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), España es uno de los países donde más se practica el ciberacoso. La Fundación ANAR y la Fundación Mutua Madrileña publicaron hace poco un informe que arroja los siguientes datos: uno de cada cuatro casos de acoso escolar es ciberacoso (esta proporción aumenta con la edad: a partir de los 13 años es uno de cada tres casos), las chicas sufren mucho más este tipo de abuso que los chicos (70 -30%), la edad media a la que suele empezar a practicarse es a los 13 años, la plataforma más utilizada por los acosadores es WhatsApp (81 %), el acoso a través de las redes sociales lo padece una tercera parte de la casuística (36 %), el hostigamiento es diario para un 71,8% de las víctimas y suele prolongarse en el tiempo (un 38 % lleva más de un año sufriéndolo y un 40 % entre un mes y un año), la mayoría  de las víctimas son de nacionalidad española y pertenecen a familias convencionales y sin problemas económicos (en el 86% de los casos); los acosadores suelen estudiar en la misma escuela que sus víctimas, actúan en grupo y, normalmente, son de su mismo sexo, y un 30,6 % del ciberacoso va unido a agresiones físicas.

A estos datos hay que sumar el hecho de que la mayoría de las víctimas no pide ayuda a un adulto hasta que ha transcurrido todo un año escolar (habitualmente, a los padres) y aunque el 75 % de los profesores que son informados de un caso de ciberacoso toma alguna medida, las víctimas y sus familias consideran que estas son insuficientes (en un 59 % de los casos).

Llaman la atención dos datos más proporcionados por la Fundación Save the Children como resultado de una encuesta realizada a más de 21.000 niños españoles: la mitad de ellos reconocieron haber realizado ciberacoso en alguna ocasión y muchos de ellos reconocieron no saber por qué lo hicieron.

Ciberacoso o ciberbullying escolar: cifras y recursos de ayuda

 

Características propias del ciberacoso

Tal como se explica en un informe del Instituto de la Juventud de España (Injuve), el ciberacoso escolar comparte las mismas características que el acoso escolar tradicional, si bien presenta una serie de características propias que lo distinguen de aquel:

  • Los acosadores utilizan las nuevas tecnologías para intimidar, humillar, amenazar y hostigar a sus víctimas: redes sociales, foros, correos electrónicos, chats, SMS, blogs, etc.
  • Los acosadores causan otro tipo de daños a sus víctimas, como la vulneración y ataque a su privacidad, mediante la difusión de fotos y/o vídeos comprometidos sin contar con su consentimiento.
  • El número de espectadores o testigos de este tipo de acoso es mucho mayor que en el acoso escolar tradicional debido a la capacidad viral de las nuevas tecnologías.
  • La información que los agresores suben a Internet permanece en la red, lo que incrementa exponencialmente la posibilidad de que, posteriormente, otros chicos se unan al hostigamiento.
  • Este acoso se puede realizar en cualquier momento y desde cualquier lugar, de tal forma que no solo se produce en el entorno escolar, sino que continúa después: no cesa y persigue al menor hasta su casa y hasta la hora de dormir, lo cual agrava el daño psicológico en el menor de edad víctima.
  • Tanto el acoso como el ciberacoso escolar constituyen una vulneración de los derechos fundamentales de los menores de edad que lo sufren y les provoca unas secuelas psicológicas que muchas veces se extienden también a sus familiares.

Las formas de ciberacoso escolar son muchas y muy variadas, aunque todas pretenden perjudicar la reputación de la víctima y causarle un daño emocional: agresiones físicas que los agresores cuelgan en internet y que se difunden rápidamente por la red; la creación de perfiles falsos que suplantan la identidad del acosado para enviar mensajes comprometidos o delictivos; envío reiterado de correos electrónicos ofensivos o extorsionadores, publicación de información falsa sobre la víctima, etc.

 

Sexting, otra forma de ciberacoso

 

 

El diario El País publicó hace tres meses un artículo en el que se afirma que la práctica del sexting (compartir electrónicamente material sexual explícito) se ha incrementado exponencialmente entre los adolescentes en los últimos años, y que cada vez se practica a edades más tempranas: uno de cada siete jóvenes envía mensajes eróticos o pornográficos, uno de cada cuatro los recibe y entre ellos cada vez hay más preadolescentes. El sexting es otra forma que utilizan los ciberacosadores para dañar a sus víctimas: comparten fotos o vídeos hechos en la intimidad sin su consentimiento.

 

Recursos de ayuda

Huelga enumerar las consecuencias que cualquiera de estas prácticas tiene para un adolescente que las sufra: miedo, vergüenza, inseguridad, ansiedad, impotencia, angustia, aislamiento, estrés, sentimiento de culpabilidad, depresión, soledad, pérdida de la autoestima, tristeza y, en algunos casos, el suicidio. Hemos hecho una relación de algunas asociaciones y entidades que ofrecen en sus páginas web recursos de ayuda y material pedagógico e informativo para las escuelas, padres y víctimas del ciberacoso:

 

Pantallas Amigas

Su misión es la promoción del uso seguro y saludable de las nuevas tecnologías y el fomento de una ciudadanía digital responsable en la infancia y adolescencia. En su página web encontraréis una gran cantidad de recursos y material didáctico, así como enlaces a webs específicas muy útiles y a su canal de YouTube. Aquí tenéis algunos::

http://seguridad-redes-sociales.blogspot.com/

http://www.prevencionciberbullying.com/

http://www.pantallasamigas.net/ayuda-para-madres-y-padres.shtm

http://www.pantallasamigas.net/apoyo-a-centros-escolares.shtm

http://www.sexting.es/

http://www.pantallasamigas.net/otros-webs/internet-grooming-net.shtm

Fundación ANAR

Injuve

Save The Children

Instituto Nacional de Ciberseguridad de España

Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (Guía para padres y profesores).

Agencia Española de Protección de datos (Sé legal en Internet: guía para jóvenes).

Generalitat de Catalunya

Fuentes:

Aspectos jurídicos del acoso y ciberacoso escolar

https://www.elespanol.com/sociedad/20160920/156984478_0.htmlhttps://gaptain.com/blog/bullying-ciberbullying-acoso-espana/

http://www.elmundo.es/promociones/native/2017/11/07/

https://gaptain.com/blog/bullying-ciberbullying-acoso-espana/