Muchas personas no consiguen relajarse en vacaciones, ni desconectar del trabajo. Estos días de descanso tan importantes para la salud física y mental les producen ansiedad y siguen chequeando continuamente sus correos electrónicos, piensan en lo que tendrán que hacer cuando regresen a su puesto de trabajo o se llenan la agenda vacacional de un montón de actividades para intentar complacer a los otros miembros de la familia.

Si es tu caso, aquí tienes algunas sugerencias que pueden ayudarte a disminuir el estrés, desconectar, recargarte, y disfrutar realmente de tus días de vacaciones:

Cómo relajarse en vacaciones y desconectar del trabajo

1.Antes de empezar las vacaciones, deja acordado en el trabajo todo aquello que podría interferir en tu desconexión: quién asumirá tus funciones, quién se responsabilizará de gestionar los imprevistos que puedan surgir en tu ausencia, etc.

 

2.Usa las tecnologías siguiendo un criterio que beneficie tu salud: a algunas personas les estresa desconectarse completamente; en cambio, para otras es imprescindible hacerlo para conseguir descansar mentalmente. En cualquier caso, si vas a seguir conectado, reduce el tiempo de conexión. Respecto al trabajo, si no puedes evitar estar pendiente porque la desconexión te produce más estrés, una opción puede ser consultar tus correos únicamente una vez al día.

 

3.Si te vas de viaje, evita coger un vuelo, un billete de tren o emprender el viaje en coche a primera hora de la mañana: aunque quieras aprovechar al máximo los días, pegarte un madrugón no te va a ayudar a empezar a bajar el ritmo de estrés habitual.

 

4.El primer día de vacaciones no hagas planes: tómate tu tiempo para descansar, dormir o explorar tranquilamente las inmediaciones del hotel o del lugar en el que te encuentres.

 

5.Si vas a pasar tus vacaciones en pareja, con la familia o con amigos, encuentra cada mañana un espacio y un tiempo para ti en el que puedas ordenar tus pensamientos, relajarte y prepararte emocionalmente para después poder compartir buenos momentos con los demás.

 

Cómo relajarse en vacaciones y desconectar del trabajo

6.A la hora de planificar visitas culturales, excursiones y otro tipo de actividades, no te llenes la agenda hasta la extenuación. La mejor opción es escucharse a uno mismo y hacer lo que de verdad se quiere hacer y al propio ritmo (no al de la batuta de nadie). Si tienes que negociar los planes con otras personas, sé asertivo (no reactivo). Ten en cuenta que el significado de descanso no es el mismo para todas las personas: para algunas es tener la posibilidad de no hacer nada (o lo mínimo posible), para otras es realizar actividades que las estimulan, y para otras personas es un equilibrio entre el relax y la actividad.

 

7.Deja lugar para la improvisación: no planifiques cada hora de tus vacaciones. Los psicólogos han observado que las personas solemos disfrutar más de las actividades no programadas: probablemente, porque no hay una restricción de tiempo y porque hay más probabilidades de que surjan situaciones nuevas que ayudan a que el cerebro se desconecte.

 

8.Haz cosas distintas a las que haces normalmente, que estimulen tu mente, y adopta una actitud de juego al hacerlas: es una excelente manera de ayudar al cerebro a desconectar y reducir el estrés (lee el artículo Por qué viajar es muy bueno para el cerebro).

 

9.Aprovecha las vacaciones para fortalecer los lazos con las personas que quieres y aprecias: tu cerebro liberará endorfinas.

 

10.Evita las sobremesas eternas y las siestas prolongadas después de las comidas. Sal a caminar, mantente en contacto con la naturaleza y respira aire fresco: tu nivel de estrés disminuirá y será beneficioso para tu presión arterial.

 

11.Haz ejercicio: además de ser beneficioso para tu salud física, el ejercicio mejora el estado de ánimo y reduce la tensión y la fatiga.

 

12.Si tienes la tentación de trabajar solo un rato, recuerda que no es saludable que los límites entre el trabajo y el descanso sean borrosos: ya hay estudios en los que se ha comprobado que no establecer claramente esta diferenciación puede repercutir negativamente en el estado de ánimo, interrumpir el proceso de desconexión y afectar negativamente a las relaciones con los demás.

 

13.Si te gusta leer y habitualmente lo haces sobre temas relacionados con tu profesión, cambia la temática de los libros.

 

En resumen: para que las vacaciones sean realmente vacaciones, debe haber libertad de elección y realizar actividades distintas a las que conforman nuestra rutina.