El primer día de terapia de lateralidad es distinto para cada niño o adolescente, ya que cada uno de ellos tiene su propia personalidad y llega al centro con unas dificultades y un historial diferentes. No obstante, e independientemente de las diferencias, en todos estos pacientes, al inicio, suelen darse algunas actitudes que el terapeuta deberá ir trabajando con ellos para conseguir lo que llamamos un buen transfer: la forma en la que paciente y terapeuta se relacionan, la cual funciona como herramienta diagnóstica y también de curación.

 

El primer día de terapia de lateralidad

Es habitual que cuando el niño llega a la primera sesión de la terapia de lateralidad lo haga presentando algunos prejuicios hacia el terapeuta, aunque todavía no lo conozca: probablemente piense que un terapeuta es una persona distante, autoritaria y alejada de su propio mundo. Hay que tener en cuenta que, normalmente, estos niños vienen de un entorno que ha ejercido bastante presión sobre ellos; una presión con la que llegan al centro. Estos prejuicios suelen ser la causa de que el niño se muestre desconfiado y a la defensiva, de manera que la primera función del terapeuta será trabajar el transfer con él: averiguar cómo se siente el niño en su presencia y en el grupo (cuando la terapia no es individual) y establecer una comunicación empática con él para conseguir que se desbloquee.

«Lo más importante es que el niño se sienta comprendido. Para ello hay que recoger su sufrimiento, aunque en su relato no tenga razón, mediante la escucha activa y sin emitir juicios de valor», explica Luis Elías Llorens, terapeuta de nuestro centro. «Simultáneamente, hay que hacerle partícipe de lo que ocurre en el espacio de terapia, integrarlo en el grupo, con los demás niños, para que se sienta cómodo a la hora de interactuar. Si el niño no se siente cómodo, será imposible trabajar con él: va a seguir manteniendo una distancia con el terapeuta que impedirá que exprese justamente lo que es necesario resolver mediante la terapia», prosigue Elías.

Con el fin de propiciar la integración, antes de que un niño empiece la terapia, se les comunica a los otros pacientes del mismo grupo. El día en que el niño “nuevo” llega a su primera sesión, los demás se presentan uno a uno y, normalmente, lo hacen explicando lo que más les cuesta («A mí me cuesta concentrarme y estarme quieto», «Yo tengo problemas para comprender lo que leo», etc.), de tal modo que el nuevo paciente ve cuál es la dinámica de las presentaciones, comprueba que no es el único que tiene dificultades y también que “no pasa nada” por explicitarlas ante los demás. De hecho, en cada sesión y durante todo el tiempo de terapia, se dedican los 10-15 primeros minutos a compartir lo que les preocupa: « A veces, si, por ejemplo, un niño llega a la sesión llorando, dedicamos incluso más tiempo. El niño explicará qué es lo que ha provocado su estado, los demás expondrán si han experimentado una situación parecida, cómo se sintieron, si solucionaron el conflicto, etc.», añade Llorens.

Asimismo, el primer día de terapia de lateralidad, el terapeuta propone que sean los niños los que escojan la actividad o ejercicio a realizar. El objetivo es que la decisión recaiga en todos. Como hemos explicado en algún otro artículo, aquí lo importante no es que la actividad sea la más adecuada para trabajar las dificultades motoras de cada uno de ellos (para esto, el terapeuta propone otro tipo de ejercicios), sino que el juego, sea el que sea, permitirá revelar los aspectos psicológicos a trabajar.

Habitualmente, el proceso del transfer se prolonga durante un mes, aproximadamente. Al principio, el niño solo expresa hechos descriptivos: lo que ha comido, lo que ha hecho en el colegio, etc. Pero una vez que el transfer se ha establecido adecuadamente y ya no hay miedo al juicio externo, el niño empieza a mostrarse como es, siente que puede ser él mismo. Del mismo modo, una vez que el niño constata que interactúa bien con el grupo, también empieza a expresarse dentro de él sin miedo.

Si quieres hacernos alguna consulta sobre este tema, no dudes en ponerte en contacto con el centro.