La enuresis diurna y nocturna; es decir, la emisión involuntaria y repetida de orina en la ropa o en la cama debido a la incapacidad de controlar los esfínteres más allá de los 5 años de edad, es un problema que no solo afecta a algunos niños (dedicaremos un próximo artículo a la enuresis infantil): habitualmente, los adultos con dificultades motoras también lo sufren. Sin embargo, se trata de un problema que, siguiendo el tratamiento adecuado, tiene solución y que se resuelve más rápidamente en estos pacientes ya adultos que en los niños.

La enuresis en adultos: causas y tratamiento

Causas de la enuresis en adultos

Para que podamos dominar o controlar cosas, nuestros músculos tienen que hacer un movimiento de contracción. Lo mismo ocurre con la vejiga: controlar el flujo de orina implica tener un dominio neuromuscular adecuado (de contracción de las paredes de la vejiga). Las personas adultas que presentan problemas motores —ya sea a causa del trastorno de lateralidad o porque, por ejemplo, han sufrido un accidente que les ha provocado un traumatismo craneal— suelen ser hipotónicos, por lo que realizan con mucha lentitud los movimientos de contracción. Esta laxitud es la que provoca que tropiecen con facilidad, que se les caigan a menudo las cosas de las manos y también que padezcan enuresis diurna y/o nocturna (en el hombre, debido a su fisiología, las probabilidades de padecerla son mayores que en la mujer, pero las causas citadas —sumadas a que con la edad se pierde la tensión y el control en parte anterior del cuerpo— hacen que sea común también entre las mujeres). Asimismo, la enuresis en adultos también está muy relacionada con la infravaloración del sujeto: si el yo emocional no está sólido, este desequilibrio repercute en el equilibrio motor; una situación que se retroalimenta y agrava con la inseguridad que provocan las micciones involuntarias.

Tratamiento de la enuresis en adultos

La enuresis en adultos: causas y tratamiento

Por las razones descritas anteriormente, en nuestro centro focalizamos el tratamiento de la enuresis en adultos en dos aspectos: la reeducación motora y la terapia verbal (verbalización de la angustia y la ansiedad). No obstante, antes de adentrarnos en la explicación del tratamiento, nos parece importante mencionar que hay pacientes que acuden a la consulta no por el problema de la enuresis en sí (que también padecen) sino porque sus problemas de laxitud, lentitud, concentración, coordinación y reflejos están repercutiendo de tal manera en su vida laboral y personal que solucionarlos se ha convertido en una necesidad imperiosa. Es el caso, por ejemplo, de un paciente de 40 años al que llamaremos Miguel. Él es cocinero. Perdió su trabajo no por la enuresis (en su caso era leve y diurna), sino porque se quemaba con frecuencia, se le caían las cosas, no seguía el ritmo que hay en una cocina y se bloqueaba. Después de varios meses de terapia motora (1 sesión semanal), ha ido solucionando todas estas dificultades, se ha vuelto metódico, ha encontrado trabajo, sus jefes están muy satisfechos con él y la enuresis ya está prácticamente curada.

 

Hay una serie de ejercicios que trabajamos con los pacientes para su reeducación motora: ejercicios para ejercitar los músculos faciales, ejercicios de equilibrio estático y dinámico, ejercicios de precisión digital, de coordinación, etc. Todos ellos tienen como objetivo trabajar la contracción neuromuscular que no hacen por sí mismos y cuya ausencia provoca el problema motor. A base de repetirlos, el cuerpo del paciente va memorizando que tiene que dar una respuesta ante determinadas situaciones, hasta que lo integra por completo. Habitualmente, empezamos a ver progresos significativos en los pacientes al cabo de 4 o 5 meses de terapia y la curación completa suele producirse a los 2 años (1 sesión semanal).

Si quieres hacernos cualquier consulta sobre este tema, puedes ponerte en contacto con nuestro centro.