Un 40 % de las personas con trastorno de lateralidad presentan hiperkinesia con hipotonía, y un 80 % de estas personas que sufren hiperkinesia con hipotonía tiene, a su vez, dislexia (oral o escrita). En cambio, en la práctica clínica observamos que la hiperactividad (o el TDAH), a menudo, está asociado a la hipertonía. Asimismo, la hiperactividad, como conjunto de trastornos conductuales, es uno de los síntomas del trastorno de lateralidad. ¿Aclaramos conceptos? Empecemos por la hiperactividad.

 

Qué es la hiperactividad

Lateralidad, hiperactividad e hiperkinesia_Centro de lateralidad y psicomotricidad Joëlle Guitart

Tal como explica Robert E. Valett en su libro Niños hiperactivos. Guía para la familia y la escuela, el término “hiperactividad” describe a niños con dificultades de aprendizaje, y problemas emocionales asociados, que presentan una serie de conductas específicas:

  • Movimiento corporal excesivo: es muy excepcional que jueguen o estén sentados tranquilamente.
  • Impulsividad: no suelen actuar pensando en las consecuencias de sus actos.
  • Distracción: les cuesta terminar tareas, atender instrucciones y concentrarse.
  • Problemas de retención/memoria: se les olvida lo que se les ha pedido, lo que estudian, etc.
  • Son muy emotivos: suelen sobrerreaccionar emocionalmente a los estímulos porque detrás de la hiperactividad hay un factor emocional (ira contenida, una cierta agresividad, etc.).
  • Problemas con la lectura (aunque no todos los niños con problemas de lectura son hiperactivos).
  • Problemas con las matemáticas: a menudo, a causa de la dificultad para concentrarse y retener información.
  • Problemas de coordinación motora: entre ellos, el equilibrio; lo cual repercute en su habilidad para practicar algunos juegos y deportes.
  • Dificultad para integrar las nociones de espacio y tiempo.

En consecuencia, y como suelen ser conscientes de estas dificultades, normalmente, son niños con baja autoestima que se inhiben delante de nuevos aprendizajes.

Lateralidad, hiperactividad e hiperkinesia con hipotonía. Aclaramos conceptos.

Los niños hiperkinéticos, en cambio, y a pesar de que presentan rasgos comunes a los hiperactivos —como su rechazo a las normas o su dificultad para integrar la noción de espacio y de tiempo—, son hipotónicos (bajo tono muscular), y por esto es frecuente verlos estirados en el sofá o jugando durante horas a montar estructuras (legos). Es decir, los niños hiperkinéticos, al igual que los hiperactivos, no “paran”, pero no son hiperactivos todo el tiempo (los hiperactivos, sí): son muy inquietos, pero tienen momentos de pasividad. Y tal como decíamos al inicio, un alto porcentaje de ellos tiene dislexia (lectura) o disgrafía (escritura) y una gran “patosidad” (se tropiezan, caen, aprender a andar y a ir en bicicleta con retraso y dificultad, suben al patinete con la pierna errónea, les cuesta jugar al fútbol, etc.).

 

Tratamiento para la hiperactividad e hiperkinesia

Tratamiento de lateralidad para niños con hiperactividad e hiperkinesia con hipotonía_

Algunos especialistas son partidarios de medicar a los niños hiperactivos (o con TDAH) para mejorar su capacidad de concentración y “aplacarlos” (a los niños hiperkinéticos, en cambio, no suelen prescribirles medicación). Sin embargo, hay que tener presente que, cuando estos niños finalizan el tratamiento farmacológico, pueden hacer brotes. En nuestro centro, no somos partidarios de utilizar la medicación en estos casos: el tratamiento, tanto para los niños con hiperactividad como para los niños hiperkinéticos con hipotonía, es el tratamiento de lateralidad; una terapia en la que se trabaja su problema neurofisiológico o neuromuscular y con la que se va disminuyendo su inestabilidad psicomotriz, mitigando de esta manera la sintomatología (los pacientes se curan, al menos, en un 80 %, aunque, habitualmente, la curación es ceracana al 100 %,  y sin recaídas posteriores). Si tienes dudas o quieres hacernos una consulta, puedes ponerte en contacto con nosotros.