Todos sabemos que, a medida que envejecemos, nuestro cerebro va perdiendo neuronas y sinapsis (los mecanismos de comunicación entre ellas). Hasta hace unos años, se creía que los adultos no podíamos desarrollar nuevas neuronas; sin embargo, ahora se sabe que sí es posible. Al proceso de producción de nuevas neuronas en adultos se lo denomina neurogénesis.

 

La neurogénesis

La neurogénesis es uno de los descubrimientos más importantes de la neurobiología y su estudio abre nuevas vías de investigación para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas, de trastornos como el autismo, así como de la memoria y el aprendizaje, entre otros campos.

Según los neurólogos que trabajan en el estudio de la neurogénesis, las nuevas neuronas se forman exclusivamente en determinadas áreas del cerebro: en el bulbo olfatorio y en el hipocampo, una región cerebral clave en el aprendizaje que, además, también está involucrada en la memoria, el humor, el estado de ánimo y las emociones. Asimismo, todo parece indicar que las nuevas neuronas en el hipocampo son claves para el aprendizaje temporal de la realización de tareas complejas (leer el artículo de La Vanguardia El ejercicio aeróbico puede aumentar la neurogénesis adulta en el cerebro).

La neurogénesis

Según un artículo publicado en Cells, la neurogénesis del adulto en el hipocampo es sensible a la experiencia; es decir, a los factores ambientales: las experiencias desagradables la disminuyen y las gratificantes la aumentan. Del mismo modo, hay una serie de hábitos que generan la producción de estas nuevas neuronas.

La neurocientífica Sandrine Thuret está especializada en el estudio del hipocampo y, más concretamente, estudia, en su laboratorio del King’s College de Londres, la forma en que los cerebros adultos crean nuevas neuronas. Su trabajo está centrado en responder, fundamentalmente, dos preguntas: ¿cómo podemos ayudar a nuestros cerebros sanos a crear nuevas células nerviosas a lo largo de nuestras vidas a través de la dieta y los cambios de comportamiento? y ¿cómo podemos estudiar los efectos de enfermedades como la depresión y el Alzheimer en la capacidad de nuestros cerebros para crecer?

Nos ha gustado especialmente una conferencia que Thuret dio sobre este tema en el marco de las TED Conferences; una conferencia sumamente interesante y, a la vez, divulgativa, sin tecnicismos. Vale la pena escucharla entera (está subtitulada en español), de cualquier forma, más abajo os resumimos algunas de las ideas que nos han parecido más interesantes:

 

 

  • En el laboratorio ya han demostrado que si se frena la capacidad del cerebro adulto de producir nuevas neuronas en el hipocampo, quedan bloqueadas ciertas capacidades de memoria.
  • Estas nuevas neuronas no solo son importantes para la capacidad de la memoria, sino también para la calidad de esta.
  • La neurogénesis juega un papel fundamental en la prevención del deterioro asociado al envejecimiento y el estrés.
  • Aprender nuevos conocimientos, el sexo, la reducción calórica, el consumo de flavonoides y el ejercicio aeróbico moderado aumentan la neurogénesis. Por el contrario, la falta de sueño, la dieta rica en grasas altamente saturadas y el estrés la reducen.