Todos hemos oído alguna vez que se necesitan una serie de horas de práctica para llegar a dominar una habilidad física, sea la que sea: tocar un instrumento, ser bueno en un deporte, dominar los pasos de un tipo de baile, etc. Mediante la repetición de una misma acción adquirimos destreza, rapidez y confianza. Pero ¿qué ocurre en nuestro cerebro y en el resto del cuerpo cuando efectuamos las repeticiones que nos permiten adquirir una habilidad en concreto? La clave está en la mielina.

La relación entre la adquisición de habilidades físicas y la mielina

Tal como se explica en el vídeo de abajo de la doctora y educadora Annie Bosler, nuestro cerebro tiene dos tipos de tejido neuronal: la materia gris (compuesta por cuerpos celulares) y la materia blanca (compuesta por fibras nerviosas y tejido graso). Si nuestro cuerpo se mueve es porque la materia gris procesa la información en el cerebro y dirige las señales y los estímulos sensoriales a las células nerviosas. Esta información viaja hasta nuestros músculos a través de unas fibras nerviosas llamadas axones que están en la sustancia blanca, las cuales están cubiertas de una sustancia denominada mielina. Pues bien, cuando efectuamos repeticiones de un movimiento físico, aumenta la capa de mielina que aísla los axones. ¿Y por qué es importante que aumente esta capa?

La mielina actúa de manera similar al aislamiento que llevan los cables eléctricos: evita la pérdida de energía de las señales eléctricas que utiliza el cerebro, favoreciendo que estas circulen de manera más eficiente por las vías nerviosas. En otras palabras: la mielina crea una autopista de información rápida y eficiente que conecta el cerebro a los músculos.

Por qué la repetición es clave en la adquisición de habilidades físicas
Arriba, vainas de mielina aislantes cubriendo axones.

Una buena coordinación se logra a base de repeticiones (los atletas de élite practican las repeticiones frecuentes con paradas programadas, por ejemplo), aunque al principio los ejercicios no se realicen con destreza. Ahora bien, para dominar una habilidad, tan importante es la repetición como la calidad y la consistencia de esas repeticiones: estar centrado durante la práctica permite que esta sea mucho más efectiva (en el vídeo se dan algunas pautas para centrar la atención).

 

Por último, otro punto importante: estudios recientes han demostrado que, una vez establecido un movimiento físico, el cuerpo puede reforzarlo solo con visualizarlo.