Con cierta frecuencia (la suficiente para resultar alarmante) acuden a nuestro centro pacientes que vienen con un informe de CI de entre 60 y 70; es decir, que han sido diagnosticados de deficiencia mental cuando, en realidad, y tal como constatamos nosotros posteriormente, no la presentan. Hoy queremos llamar la atención sobre este hecho y tranquilizar a los padres de niños con trastorno de lateralidad que puedan estar preocupados y angustiados por un diagnóstico de estas características.

 

Los test de CI en niños con trastorno de lateralidad

Cuando los niños o adolescentes con trastorno de lateralidad realizan un test de CI o inteligencia, suelen obtener un resultado bastante inferior al de su potencial intelectual. Esto se debe a varias causas: el propio trastorno de lateralidad, su retraso psicomotor y del lenguaje, y el bloqueo, que es una característica común a todos ellos.

La mayoría de estos pacientes ya ha realizado otras terapias antes de acudir a nuestro centro, terapias que han fracasado o que han dado pocos resultados: neurofeedback, trabajo con logopeda, terapia psicomotriz, psicoterapia, tratamiento para la dislexia, tratamiento de optometría (para tratar la lateralidad del ojo), tomatis (para tratar la lateralidad del oído), etc. No obstante, nunca se les ha hecho un test de lateralidad completo (brazos y mano/ojo, pierna estática/pierna dinámica, oído/motricidad facial y cervicales) y, por tanto, nunca han recibido un tratamiento adecuado para curar su lateralidad cruzada; curación con la que los influjos nerviosos llegan adecuadamente al cerebro permitiendo que la persona disponga del 100 % de sus capacidades cognitivas.

 

Consecuencias

El diagnóstico erróneo de CI convierte a estos niños en “niños etiquetados”, provocándoles un gran sufrimiento innecesario. El error los marca para toda su vida y en los diferentes ámbitos posibles: el personal, el escolar (posteriormente, el laboral), el social y el familiar. Y, obviamente, los padres también quedan profundamente afectados tras recibir un diagnóstico en el que se asegura que su hijo tiene deficiencia mental. En la mayoría de estos casos se produce un cambio de colegio: normalmente, a una escuela de nivel pedagógico inferior y, a veces, a una escuela de enseñanza especial en la que están con niños con patologías y en un ambiente que, en lugar de ayudarles, les perjudica, ya que les hace perder habilidades.

 

Cambios en los resultados del test de CI una vez iniciado el tratamiento de lateralidad

Como es natural, cuando estos padres llegan a la consulta por primera vez están desesperados y quemados. No han visto evolución con las terapias anteriores y piensan que el problema de su hijo no tiene solución. En algunas ocasiones, en la primera visita, nos piden que le realicemos al niño un nuevo test de inteligencia. Es necesario explicar que antes de iniciar el tratamiento de lateralidad no tiene ningún sentido realizar un nuevo test de CI, ya que el resultado no será válido: será inferior al del potencial del niño. En general, realizamos esta prueba después del segundo test de control del tratamiento de lateralidad, aunque esto depende de la evolución de cada niño (puede ser entre el quinto mes y los 15 meses). En todos los casos, los resultados muestran un incremento de CI respecto al informe previo, con valores que se sitúan dentro de lo normal (a veces el resultado es “normal-bajo”, pero normal).

 

En conclusión, los profesionales que realizan los test de CI en las escuelas o en centro privados deberían tomar en consideración que el trastorno de lateralidad puede alterar significativamente los resultados de esta prueba. Estos test no deberían estar automatizados: es necesario tener presente el factor humano, ser consciente de que estos niños se bloquean con mucha facilidad, por lo que se les debe procurar un tiempo de adaptación, así como el ambiente y la motivación necesarios para que puedan dar lo mejor de sí mismos. Aun así, hay que tener presente que hasta que no se pongan en tratamiento, la lateralidad cruzada impedirá que los resultados reflejen su verdadero cociente intelectual.

Para cualquier consulta, podéis poneros en contacto con nuestro centro.