Dormir es fundamental para nuestra salud física y mental, pero no basta con dormir las horas adecuadas en función de la edad: el sueño debe ser de calidad; es decir, reparador. Sin embargo, según los datos que manejan los expertos, todo indica que ni dedicamos las horas que necesitamos al descanso ni, en muchos casos, este sueño es de calidad. De hecho, en España, un 30 % de la población sufre alguna patología del sueño. A pesar de que la mayoría de los casos son tratables, menos de un tercio de las personas afectadas busca ayuda profesional.

 

Por qué es tan importante el sueño de calidad

Para que el funcionamiento de nuestro sistema nervioso sea el correcto, necesitamos dormir bien. De otro modo, el rendimiento cognitivo disminuye, así como la concentración, la atención y la memoria. Cuando el sueño no es de calidad, experimentamos cambios de humor y alteraciones en el proceso de toma de decisiones. Asimismo, aumenta el riesgo de hipertensión y la probabilidad de desarrollar y/o agravar otro tipo de enfermedades: pueden surgir complicaciones endocrinas, metabólicas, inmunológicas, psicológicas o psicomotoras, y aumenta la probabilidad de ictus y de demencia vascular. La falta de sueño también puede aumentar la probabilidad de desarrollar y agravar enfermedades como el Parkinson y, posiblemente, el Alzheimer. Y en los niños, puede alterar su desarrollo cognitivo o emocional, provocar problemas de obesidad, hiperactividad, psicomotricidad, impulsividad, rendimiento académico, etc.

 

Cuándo el sueño es de calidad

Un 30 % de la población española sufre alguna patología del sueño

 

«Hablamos de una buena calidad de sueño cuando el tiempo que dedicamos a dormir nos permite sentirnos descansados al día siguiente, cuando no hay interrupciones en los ciclos de sueño y cuando este es lo suficientemente profundo para ser reparador», explica el Dr. Carles Gaig Ventura, coordinador del Grupo de Estudio de Trastornos de la Vigilia y Sueño de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

 

Evitar la automedicación

Según la última encuesta del Observatorio Español sobre Drogas (OED), el 3,9% de la población española de entre 15 a 65 años ha consumido hipnóticos sin receta médica durante el último año, un porcentaje que ha aumentado de forma progresiva, sobre todo, entre las mujeres mayores de 30 años. « Los fármacos hipnóticos tomados de forma habitual y sin control médico pueden tener muchos efectos secundarios, algunos realmente graves, como es el caso de las benzodiacepinas», advierte el Dr. Carles Gaig. Los desórdenes del sueño se pueden prevenir y tratar, pero para ello es necesario tener diagnósticos precisos », añade el doctor.

 

‘Únete al mundo del sueño, conserva tus ritmos para disfrutar de la vida’

El pasado 16 de marzo se celebró el Día Mundial del Sueño bajo el lema “Únete al mundo del sueño, conserva tus ritmos para disfrutar de la vida”. La Sociedad Española del Sueño nos explica que actualmente vivimos bajo la influencia de tres tipos de “relojes” o tiempos: el tiempo interno, que es el que marca nuestro reloj biológico; el tiempo social, que es el que nos imponen nuestras obligaciones laborales, familiares y sociales, y el tiempo ambiental, que viene determinado por la luz y la oscuridad generadas por el ciclo solar. Estos tres tiempos deberían estar sincronizados para tener una buena calidad de vida (en su página web puedes hacer un test desarrollado por el Laboratorio de Cronobiología de la Universidad de Murcia para saber si en tu vida estos tres tiempos están sincronizados).

En el artículo 35 claves para que al dormir el sueño sea reparador encontrarás recomendaciones específicas para las diferentes franjas de edad. Y si quieres profundizar más en el tema, en este enlace encontrarás un número de la Revista de Neurología dedicado al Sueño saludable: evidencias y guías de actuación. Documento oficial de la Sociedad Española de Sueño.