Los niños con problemas de lateralidad suelen presentar dificultades de equilibrio estático y de equilibrio dinámico. Los primeros, hacen referencia al control postural; los segundos, a la coordinación general.


Ambos tipos de equilibrio son esenciales para su neurodesarrollo y para su desarrollo psicomotor y, por tanto, para la adquisición de los aprendizajes propios de su edad, ya que proporcionan la base para el desarrollo de la coordinación, la percepción visual (seguir el movimiento de un objeto y leer las líneas de los textos), los movimientos estables y el control del cuerpo al practicar deportes.


Asimismo, las dificultades relacionadas con el equilibrio pueden afectar a la memoria, la lógica y la comprensión. Esto se debe a que cuando el equilibrio es inestable, hay varias áreas del cerebro que se ven forzadas a dedicarse en exceso a controlar el equilibrio, lo cual repercute en las aptitudes mencionadas y en el desarrollo cognitivo.

Equilibrio estático

Cuando hablamos de equilibrio estático o control postural, nos referimos a la facultad para mantener durante un cierto tiempo (uno 15 segundos, aproximadamente) el conjunto de sinergias necesarias para el control de la inmovilidad.

 

Equilibro dinámico

Los pacientes que no tienen un buen equilibrio dinámico presentan descoordinación general, así como desequilibrio en el movimiento.

Si el niño es hipotónico, se tropezará con facilidad, será patoso al andar y al realizar movimientos, tendrá caídas frecuentes y se le caerán las cosas de las manos (el lápiz al escribir,, por ejemplo)), será poco ágil, no mostrará interés por la práctica de deportes y tendrá dificultades para ir en bicicleta o en monopatín, subir y bajar escaleras, correr, saltar a la comba, utilizar los juegos de los parques infantiles y jugar al fútbol. En cambio, mostrará mejores aptitudes para la equitación y se sentirá cómodo buceando.

Evolución del equilibrio estático y dinámico por edades

 

A continuación, detallamos por edades los ejercicios que un niño debería poder realizar, y que indican una buena evolución de su equilibrio estático y dinámico. Estos ejercicios forman parte de las pruebas que realizamos durante el test de lateralidad, y también nos indican la dominancia diestra o zurda, (o, en su caso, la ambivalencia), de pie en un paciente.

Evolución del equilibrio estático

 

4 años

a) Mantenerse de pie, inmóvil y con los ojos abiertos durante 1 minuto.

b) Mantenerse en equilibrio en punta-talón con los ojos abiertos durante 10”.

5 años

Mantenerse de puntillas con los ojos abiertos durante 10”.

6 años

a) Sostenerse sobre 1 pie sin moverse y con los ojos abiertos durante 10”.

b) Mantenerse con los pies juntos, sin moverse y con los ojos cerrados durante 1 minuto.

7 años

Mantenerse en cuclillas con los manos extendidas lateralmente durante 10”.

8 años

Con los ojos abiertos y las manos en la espalda, ponerse de puntillas y flexionar el tronco en ángulo recto durante 10”.

9 años

Sostenerse sobre una pierna y poner la planta del pie de la otra en la cara interna de la rodilla durante 15”.

10 años

a) Mantenerse de puntillas durante 15” con los ojos cerrados.

b) Sostenerse sobre la pierna dominante (si es diestro, con la derecha; si es zurdo, con la izquierda) con los ojos cerrados durante 10”.

11 años

Mantenerse sobre cada una de las dos piernas con los ojos cerrados durante 10”.

12 años

Mantenerse inmóvil con los ojos cerrados y en punta-talón durante 15” (el talón del pie dominante toca la punta del otro).

13-14 años

Mantenerse sobre la punta de un pie con los ojos abiertos durante 10”.

Evolución del equilibrio estático y dinámico de los 4 a los 12 años

 

Evolución del equilibrio dinámico

 

4 años

Saltar con los dos pies juntos, sin desplazarse (no es relevante la altura del salto). En 5”, el niño debe hacer, como mínimo, 7 saltos.

5 años

Saltar con los dos pies juntos una altura de 20 cm sin tomar carrerilla.

6 años

a) Saltar separando y aproximando piernas.

b) Ir saltando con un pie una distancia de 1 m con los ojos cerrados (no se le dice al niño con qué pie debe saltar. El niño saltará instintivamente con su pie dominante. Después, se hace la misma prueba con el otro pie para ver la diferencia).

7 años

a) Como en 6B, pero con cada una de las piernas.

b) Con los ojos abiertos, recorrer una distancia de 2 m en punta-talón.

8 años

Flexionar una pierna en ángulo recto a 25 cm de la pierna que descansa en el suelo. Poner una caja vacía. El niño deberá empujarla sobre una distancia de 5 m.

9-10 años

a)Saltar con los pies juntos, sin carrerilla, una altura de 40 cm.

b)Sin carrerilla, saltar lo más alto que se pueda y tocar, como mínimo, 3 palmadas antes de caer sobre la punta de los pies.

11-12 años

a)Saltar con los dos pies juntos desde el suelo a una silla a 45 cm del suelo.

b)Saltar poniendo las piernas hacia atrás y tocar los talones con las manos durante el salto.

 

El equilibrio estático y dinámico en la terapia de lateralidad

En la terapia de lateralidad, trabajamos el equilibrio con ejercicios específicos de reeducación locomotriz, teniendo en cuenta que no se debe trabajar el equilibrio dinámico sin estimular antes el equilibrio estático. Estos ejercicios tienen como objetivo trabajar la contracción neuromuscular que los niños no hacen por sí mismos y cuya ausencia provoca el problema motor. A base de repetirlos, el cuerpo del paciente va memorizando que tiene que dar una respuesta ante determinadas situaciones, hasta que lo integra por completo. Habitualmente, empezamos a ver progresos significativos en los pacientes al cabo de 4 o 5 meses de terapia, y la curación completa de la lateralidad cruzada suele producirse a los 2 años de haber iniciado el tratamiento (1 sesión semanal).

Os invitamos a leer el artículo Por qué los problemas de equilibrio físico afectan al equilibrio emocional.

 

El pasado 11 de mayo reabrimos el centro para las terapias presenciales individuales. Por favor, si vas a pedir cita, lee las medidas sanitarias y protocolos de higiene y seguridad que hemos implementado en el centro para evitar la transmisión cruzada de Covid-19 entre nuestro personal y los pacientes. Para los pacientes que viven fuera de Barcelona, seguimos realizando las terapias online. Si quieres hacernos una consulta, puedes ponerte en contacto con el centro.

Desde que se decretaron las nuevas medidas de restricción de la movilidad a finales de octubre, en el centro tramitamos los justificantes de desplazamiento a los pacientes y a sus acompañantes. Si vas a pedir cita, por favor, solicítanos el justificante. Una de las excepciones a las limitaciones de movilidad vigentes son los desplazamientos, debidamente justificados, a centros y establecimientos sanitarios y sociales.