Con motivo del 50 aniversario del centro (diciembre de 1970- diciembre de 2020), hemos elaborado esta Guía de la lateralidad cruzada en la que damos respuesta a las principales preguntas que recibimos habitualmente relacionadas con la lateralidad heterogénea y su tratamiento.

Esperamos que esta compilación cumpla con su objetivo: facilitaros en un documento único la información necesaria para resolver vuestras dudas más frecuentes.

¿Cuál es la relación entre cerebro y lateralidad?

Entre las muchas funciones que cumple, el cerebro es el órgano que procesa toda la información que recibimos del exterior y que posibilita la coordinación y el control de los movimientos que realizamos. Nuestra cognición, aprendizaje, memoria y emociones dependen de su buen funcionamiento; el cual, a su vez, depende de la interacción entre las áreas que lo componen.

Nuestro cerebro está subdividido en dos hemisferios ―el derecho y el izquierdo― por una banda de fibras llamada cuerpo calloso que los conecta y por la que discurre la información que procede de los diferentes sentidos. La mayor parte de esta información tiene que cruzar desde el lado del cuerpo que recibe un estímulo sensorial hasta el hemisferio cerebral del lado opuesto; un recorrido que lleva a cabo mediante impulsos nerviosos.

A grandes rasgos, cada hemisferio gobierna el lado inverso del cuerpo y efectúa una serie de procesos determinados. Asimismo, tanto el hemisferio derecho como el izquierdo están cubiertos por una capa de surcos ―a la que llamamos corteza cerebral― que conforma los diferentes lóbulos cerebrales; los cuales están especializados en distintas funciones: grosso modo, en el hemisferio cerebral derecho están localizadas las funciones de percepción visual y espacial, las emociones y las habilidades creativas y artísticas; en el hemisferio izquierdo están localizadas las funciones del lenguaje (habla y escritura), la capacidad lógica, la analítica y las habilidades matemáticas.

¿A qué edad se produce la lateralización?

Guía de lateralidad cruzada: a qué edad se produce la lateralización

A lo largo de los cinco primeros años de vida, aproximadamente, se produce en todos nosotros el proceso por el que queda definida la prevalencia de uno de los dos hemisferios. A este proceso lo denominamos «lateralización» y se lleva a cabo de manera gradual: el recién nacido no tiene establecida la relación entre un lado del cuerpo y el otro y, hasta los cuatro años, suele utilizar indistintamente ambas manos. Sin embargo, a los 5 años, la lateralidad debería estar bien definida: el niño debería ser capaz de localizar correctamente su derecha e izquierda, e identificar las diferentes partes de su cuerpo. A los 7-8 años, debería poder localizar la derecha e izquierda también en el espacio, y a los 9, debería poder identificar ambos lados en sus semejantes.

¿Qué se entiende por una lateralidad bien definida?

Guía de la lateralidad cruzada: qué se entiende por una lateralidad bien definida

En la mayoría de las personas, la configuración que se produce durante los 5 primeros años de vida y que determina la prevalencia de uno de los dos hemisferios se produce correctamente, de tal modo que si el hemisferio dominante resultante es el derecho, la lateralidad de la persona será diestra y si el hemisferio dominante es el izquierdo, la lateralidad de la persona será zurda. En otras palabras: si el proceso se realiza adecuadamente, la lateralización será homolateral (diestra o zurda). De modo que no es un problema ser zurdo (aunque hay muy pocas personas que realmente lo sean), de la misma manera que no es un problema ser diestro: lo importante es que estemos bien definidos como diestros o zurdos, que nuestra lateralidad sea homogénea.

¿Qué significa, entonces, tener la lateralidad cruzada?

Qué es el trastorno de lateralidad_Guía de la lateralidad

Cada hemisferio de nuestro cerebro rige una serie de funciones superiores y la mayor parte del lado inverso del cuerpo. Esta configuración, a la que llamamos lateralidad, debe ser de prevalencia diestra o de prevalencia zurda, es decir, homogénea, para que el proceso de aprendizaje cognitivo y el desarrollo psicomotor de la persona sea óptimo, conforme a su cociente intelectual. Cuando esto no es así, cuando la prevalencia derecha o izquierda no está bien definida, es cuando hablamos de trastorno de lateralidad o lateralidad cruzada. Un 25 % de la población, aproximadamente, (niños, adolescentes y adultos) sufre problemas de lateralidad; un trastorno que, si se diagnostica con la precisión correcta y se trata con la terapia adecuada, tiene cura, sin recaídas posteriores.

¿Tener la lateralidad cruzada significa confundir la derecha con la izquierda?

¿Tener la lateralidad cruzada significa confundir la derecha con la izquierda?_Guía de la lateralidad cruzada

Algunas personas creen que tener la lateralidad mal establecida significa tan solo confundir la derecha con la izquierda, sin más implicaciones; lo cual es erróneo. Por otra parte, también es preciso aclarar que el hecho de confundir a veces la derecha con la izquierda no significa necesariamente que la persona tenga su lateralidad mal establecida. La lateralidad de una persona no hace referencia únicamente a la mano: entraña todo el eje corporal. La única manera de saber si una persona tiene la lateralidad cruzada es realizarle un test completo de lateralidad.

¿Qué significa que la lateralidad entraña todo el eje corporal?

¿Qué significa que la lateralidad entraña todo el eje corporal?_Guía de la lateralidad cruzada

Significa que la lateralidad de una persona hace referencia al eje ojo – mano – pie, además de al oído. Este eje es el que determina nuestra organización corporal: si hay grupos neurofisiológicos dominantes hacia un lado y otros grupos neurofisiológicos dominantes hacia el lado opuesto, esta heterogeneidad puede provocar dificultades en la coordinación psicomotriz, con las repercusiones que ello conlleva. Por ejemplo, una persona cuyo ojo dominante sea el derecho y cuya mano dominante sea la izquierda (uno de los tres cruces de lateralidad más comunes) puede tener problemas en la adquisición del aprendizaje de la escritura. Y es que la organización corporal influye en la coordinación psicomotora, en el movimiento, en el desarrollo de funciones superiores complejas y en la adquisición de diversos aprendizajes.

¿Por qué es fundamental tener una lateralidad bien definida?

Guía de la lateralidad cruzada: Por qué es importante tener una lateralidad bien definida

El hecho de que la lateralidad quede bien definida, tanto si se es diestro como si se es zurdo, es determinante para que nos desarrollemos con una buena construcción del esquema corporal y podamos integrar adecuadamente las percepciones del mundo externo. Esto es lo que nos permitirá orientar nuestro cuerpo en el espacio, nuestro yo en el tiempo, los objetos externos respecto a nuestro cuerpo y tener un buen desarrollo neurofisiológico que nos posibilite poder hacer uso de todo nuestro potencial de acuerdo con nuestro cociente intelectual.

¿Cómo afectan al aprendizaje las dificultades de discriminación perceptiva?

Dificultades de discriminación perceptiva_ Guía de la lateralidad

Cuando una persona no ha establecido un buen esquema corporal y no discrimina bien entre izquierda y derecha, tiene serias dificultades para registrar adecuadamente los estímulos visuales externos; es decir, tiene dificultades de discriminación perceptiva.

Al mirar letras, imágenes o números estamos recibiendo estímulos visuales externos. Para que nuestro cerebro los registre e interprete adecuadamente es necesario que tengamos bien establecidos los puntos de referencia a partir de nuestra percepción interna del esquema corporal y que podamos diferenciar espacialmente entre izquierda y derecha. Cuando esto no es así,  las consecuencias son múltiples: no se ven rectos los números, muchas veces cuesta apreciar que siguen un orden o que componen una operación matemática; se confunden, girándolos, números similares como el 6 y el 9, y también se confunden letras similares, como la p, la q, la d y la b, por ejemplo.

Estas dificultades de discriminación perceptiva obstaculizan el aprendizaje de la lectura, la escritura, las matemáticas y el razonamiento lógico de los niños, provocando su retraso escolar y causándoles muchos problemas emocionales.

¿Qué repercusiones puede tener una lateralidad cruzada?

¿Qué repercusiones puede tener una lateralidad cruzada?_Guía de la lateralidad cruzada

Dado que la lateralidad condiciona la organización de las funciones superiores y, por tanto, su buen funcionamiento, el trastorno de lateralidad afecta al aprendizaje del lenguaje (lectura y escritura) y las matemáticas, a la capacidad lógica y de comprensión, a la percepción espaciotemporal, a la memoria, el equilibrio, la atención y la concentración, principalmente; lo que impide a las personas afectadas desarrollar todo su potencial cognitivo. Esta disminución de las capacidades cognitivas provoca, como consecuencia, numerosos problemas psicológicos, emocionales, familiares, sociales, escolares y laborales.

¿Es un trastorno psicológico o psiquiátrico?

¿Es un trastorno psicológico o psiquiátrico?_Guía de la lateralidad cruzada

El trastorno de lateralidad o lateralidad cruzada o heterogénea no es un trastorno psicológico, de personalidad, neurológico o psiquiátrico, aunque el hecho de padecerlo pueda ocasionar problemas de este tipo.

El trastorno de lateralidad es un trastorno neurofisiológico y, según lo que hemos podido constatar durante estos cincuenta años de trayectoria del centro, hereditario: todos los pacientes que hemos atendido tienen un progenitor que también lo padece.

Ahora bien, al igual que ocurre con otros trastornos, el hecho de que sea hereditario no significa que todos los hijos de una persona con trastorno de lateralidad lo hereden.

También es importante señalar que todas las personas con lateralidad cruzada tienen un cociente intelectual (CI) normal e incluso más alto de lo normal (así lo constatamos tras la terapia al realizar el test de CI a aquellos pacientes que, inicialmente,  llegaron al centro con un test que mostraba resultados inferiores debido a su problemática).

¿Cuáles son los síntomas de la lateralidad cruzada?

Cuáles son los síntomas de la lateralidad cruzada_Guía de la lateralidad cruzada: preguntas y respuestas

Aunque cada cruce de lateralidad tiene una sintomatología específica a la que, además, hay que sumar la que tenga el paciente en función de si es hipotónico o hipertónico (tono muscular), hay una serie de síntomas que suelen ser comunes a todas las personas con trastorno de lateralidad: dificultades en el lenguaje oral (fluidez, mecánica lectora, retención y comprensión lectora), dificultades en el lenguaje escrito (disgrafía, disortografía y sintaxis), deficiencias motoras y funcionales; dificultades para las matemáticas (aprendizaje mecánico y razonamiento), dificultades para la concentración y la comprensión, problemas de comunicación y relación, hipotonía, apatía, lentitud, hipertonía e hipercinesia, inestabilidad, problemas de equilibrio físico (que afectan al mental), inseguridad, agresividad, ansiedad y angustia, desmotivación, predepresión y depresión.

¿Cómo se diagnostica la lateralidad cruzada?

Cómo se diagnostica la lateralidad cruzada_Guía de lateralidad

La única manera de poder determinar con certeza si una persona sufre el trastorno de lateralidad es realizarle un test completo de lateralidad. Un test de lateralidad completo es un test neurofisiológico que debe incluir la lateralización de mano, ojo, pierna estática, pierna dinámica, motricidad facial, cervicales y oído. Únicamente esta exploración exhaustiva permite llevar a cabo un diagnóstico correcto; diagnóstico que determinará la terapia, la cual debe ser personalizada en función de los resultados.

Este test dura, aproximadamente, 1 hora y es completamente indoloro.

¿Se puede curar el trastorno de lateralidad?

Se puede curar la lateralidad cruzada_Guía de la lateralidad cruzada

Sí. El tratamiento disminuye el trastorno, al menos, en un 80 %, aunque lo habitual es que se llegue a una curación cercana al 100 % (ninguna persona tiene una lateralidad 100 % diestra o zurda). Como se trata de un tratamiento neurofisiológico, no se producen recaídas, y cabe resaltar que, si el paciente decide ser padre o madre en un futuro, no transmitirá su problema de lateralidad al hijo. El tratamiento, que en nuestro centro siempre es personalizado, resulta efectivo tanto en niños y adolescentes como en jóvenes, adultos y personas de la tercera edad.
Antes de iniciar el tratamiento es esencial llevar a cabo un diagnóstico pormenorizado que nos va a permitir localizar las áreas afectadas, medir su grado de afectación y las relaciones entre ellas.

¿Por qué la terapia de lateralidad debe ser personalizada?

Por qué la terapia de lateralidad debe ser personalizada_Guía de la lateralidad cruzada

Porque los resultados del test de cada paciente muestran una combinación diferente de cruces de lateralidad, así como una retención neurofisiológica distinta en los diferentes grupos neuromusculares (leer el artículo Los 3 posibles cruces del trastorno de lateralidad o lateralidad cruzada).

Cuando el test muestra que la mayor parte de los grupos neuromusculares son diestros, en la terapia se lateraliza a la persona homolateralmente a la derecha; si la mayoría de los grupos musculares son izquierdos, se lateraliza al paciente homolateralmente a la izquierda. No obstante, la terapia debe ser diseñada específicamente para cada paciente en función de sus particularidades (leer el artículo La lateralidad no se cura haciendo ejercicios de YouTube).

¿En qué consiste la terapia de lateralidad cruzada?

En qué consiste la terapia de lateralidad_Guía de la lateralidad cruzada

La finalidad de la terapia de lateralidad es lateralizar a los pacientes homolateralmente (como diestros o como zurdos, según los resultados del test), aunque ninguna persona tiene una lateralidad 100 % homolateral.

Ahora bien, dado que estas personas han sufrido mucho a causa del trastorno y que suelen estar muy tensionadas, no basta con enfocar la terapia exclusivamente a la estimulación de los grupos neurofisiológicos para que esta sea eficaz: se hace imprescindible trabajar la relajación del cuerpo y realizar un abordaje emocional. Así pues, trabajamos paralelamente en tres aspectos:

  1. Los ejercicios orientados a estimular todos los ítems que engloba la lateralidad y la psicomotricidad: la concentración, la comprensión, la memoria, la orientación temporal y espacial, el equilibrio, etc.
  2. Las técnicas de respiración y relajación enfocadas a distender el cuerpo para que los ejercicios psicomotores cumplan su función y el cerebro sea capaz de aprender e integrar los nuevos conocimientos.
  3. La parte emocional que pueda interferir en la evolución del paciente.

¿Qué síntomas psicomotores trata la terapia psicomotriz?

Qué síntomas psicomotres trata la terapia psicomotriz_Guía de la lateralidad cruzada

Una persona con anomalías psicomotoras es alguien que no puede fijar su atención, un hecho que le impide desarrollar todo su potencial intelectual.  La terapia psicomotriz, o reeducación psicomotriz, es una terapéutica con la que se consigue la armonía de las funciones mentales trabajando la coordinación de las corporales.

Hay diversos síntomas de anomalía psicomotora para cuyo tratamiento la terapia psicomotriz se muestra extraordinariamente eficaz. Los principales son:

  • Deficiencias en el conocimiento del esquema corporal.
  • Confusión en la orientación derecha-izquierda.
  • Desequilibrio estático.
  • Problemas en la estructuración temporal.
  • Problemas para la estructuración espacial (desorientación).
  • Dificultades para la organización perceptiva.
  • Habilidad manual y fineza digital insuficientes.
  • Deficiencias en la coordinación general.
  • Dificultades en la motricidad facial.
  • Dificultades para la concentración.
  • Discalculia (incomprensión de las bases de las matemáticas).

¿Cuál es la función del juego en la terapia?

Cuál es la función del juego en al terapia_Guía de la lateralidad cruzada

Algunos padres nos preguntan por qué su hijo juega en terapia, como si pensaran que el niño acude al centro para jugar.  El hecho de que el niño juegue en las sesiones no significa que acuda con este propósito. El niño se construye mediante el juego: a través de él se construye a sí mismo, construye su entorno y también su realidad. El juego tiene una función esencial para aprender nociones esenciales como la de temporalidad (construcción-destrucción), para trabajar los aspectos psicomotores, así como para identificar y trabajar las emociones. En función del caso de cada paciente y de su edad, el terapeuta escogerá los ejercicios y juegos adecuados que le permitirán observar sus dificultades en estos 3 aspectos y trabajarlas desde un ámbito que el paciente vive como lúdico; es decir, no amenazante.

Relación entre lateralidad, hiperactividad, hiperkinesia e hipotonía

Relacion entre lateralidad hiperkinesia e hipertonia_Guía de la lateralidad cruzada

Un 40 % de las personas con trastorno de lateralidad presentan hiperkinesia con hipotonía, y un 80 % de estas personas que sufren hiperkinesia con hipotonía tiene, a su vez, dislexia (oral o escrita). En cambio, en la práctica clínica observamos que la hiperactividad (o el TDAH), a menudo, está asociado a la hipertonía. Asimismo, la hiperactividad, como conjunto de trastornos conductuales, es uno de los síntomas del trastorno de lateralidad. En este artículo aclaramos cada uno de los conceptos.

La lateralidad cruzada en adultos

Lateralidad cruzada en adultos_Guía de lateralidad cruzada

Los síntomas de una lateralidad mal definida se agravan con el transcurso del tiempo si las personas afectadas no reciben el tratamiento adecuado. Esto significa que a los adultos les cuesta un gran esfuerzo concentrarse, necesitan leer varias veces cualquier texto (memorias, informes, etc.) para conseguir entenderlo, se ven obligados a trabajar más horas que cualquier otra persona con su mismo cociente intelectual y aptitudes para conseguir el rendimiento laboral que se espera de ellos; al tener que compensar su lentitud con jornadas de trabajo más largas, su vida familiar y social se resiente, los bloqueos propios del trastorno cada vez son más frecuentes e intensos, su memoria es muy deficitaria, les cuesta realizar actividades como bailar y conducir porque no tienen integrada una buena conciencia de su cuerpo, padecen insomnio (no suelen dormir más de 3 o 4 horas al día) y muchos de ellos presentan una gran inestabilidad psicomotriz.

Como llevan toda su vida intentando compensar estos déficits a base de realizar continuamente sobreesfuerzos, llegan a la edad adulta exhaustos, con una autoestima muy baja y un sentimiento de frustración enorme. El agotamiento les provoca irritabilidad, el estrés al que están sometidos les causa una gran ansiedad y angustia; la vorágine en la que se convierte su vida hace que descuiden su alimentación, lo que les causa problemas intestinales; se sienten culpables porque piensan que son una carga para su familia y su «yo» (identidad corporal, mental y emocional) está debilitado, lo que provoca que aparezcan conductas de autocastigo y que aumenten los problemas relacionales.

No es de extrañar que, en un momento dado, de repente, se derrumben. Es entonces cuando acuden a consulta. Son conscientes de que tienen un problema, aunque no sepan que se trata de un problema de lateralidad. Algunas se enteran de que padecen el trastorno por casualidad: porque se lo han detectado a su hijo en la escuela y le han informado de que es hereditario, porque se lo han diagnosticado en un centro al que han acudido para tratarse la dislexia o porque han recordado un comentario que un profesor les hizo en la escuela cuando eran pequeños.

Más información en los siguientes artículos:

A lo largo de esta Guía de la lateralidad cruzada hemos incluido enlaces a artículos específicos sobre los diversos conceptos que se tratan en cada apartado. No obstante, añadimos algunos más a otros artículos y entrevistas que también pueden ser de tu interés.

Entrevistas que podrían interesarte

Artículos que podrían interesarte

¿Quieres hacernos una consulta? 932 007 586.  De lunes a viernes, de 14.30 a 20 h.