La psicóloga de nuestro centro Meritxell Pujol nos explica cuáles son los juegos recomendables para regalar a los niños y qué les aportan en su desarrollo.

 

Los niños, a veces, nos sorprenden con su imaginación y su pensamiento creativo. Imaginan historias de piratas, monstruos, magia, familias, destrucción, etc., que les ayudan a elaborar sucesos y emociones

 

Como ya hemos explicado en algún artículo, los niños se construyen a sí mismos mediante el juego, y también aprenden de esta forma a construir su entorno y su realidad. Esta idea de creación y desarrollo va muy ligada a la creatividad. «Los niños, a veces, nos sorprenden con su imaginación y su pensamiento creativo. Imaginan historias de piratas, monstruos, magia, familias, destrucción, etc., que les ayudan a elaborar sucesos y emociones. Esta es una de las razones por las que el juego debería ser una actividad esencial en la vida de un niño. Aunque en nuestra sociedad queda poco tiempo para el juego, como adultos debemos promover que los niños jueguen y cuidar estos momentos», nos explica la psicóloga Meritxell Pujol.

Para que un niño pueda desarrollarse como sujeto es imprescindible que aprenda experimentando a través del cuerpo; es decir, que sus experiencias sean vivenciales, que pueda sentir las cosas y experimentar cómo funcionan en la realidad. Aunque las pantallas digitales deben estar presentes en la vida cotidiana de los niños, su exposición a ellas debe ser limitada. De otro modo, un uso excesivo de los dispositivos electrónicos impide que desarrollen capacidades esenciales para la adquisición de futuros aprendizajes.

 

 

Juguetes y juegos recomendables para regalar a los niños

 

Algunos padres, cuando se acercan los Reyes, nos piden que les recomendemos juegos o juguetes para regalarles a sus hijos. Aunque cada caso es diferente, en general, nuestra recomendación es que les regalen cualquier juego que pueda considerarse como tal; es decir, que le pueda proporcionar al niño un rato de ocio en el que se lo pase bien y que, además, le estimule el desarrollo de alguna área de aprendizaje, como el pensamiento lógico, la creatividad, la adquisición del lenguaje o el cálculo matemático.

Los juguetes que permiten simbolizar son excelentes para el desarrollo de la creatividad. Lo ideal es que sean neutros: que su versatilidad le facilite al niño volcar lo que quiera en el juego. Un ejemplo sería la plastilina. «En las sesiones de terapia la utilizamos. Cada niño crea algo propio, diferente a lo que han hecho sus compañeros, pero al observar lo que ha hecho el resto, comprende que con el mismo material se pueden crear cosas muy diversas y que todas son bonitas, todas están bien», nos dice la especialista.

Los juegos de construcciones también son muy recomendables porque requieren que el niño organice el material y el espacio; es decir, ayudan a trabajar la organización espacial. Además, como deben manipular las piezas y hacerlas encajar, también trabajan la coordinación oculo-manual. Estas dos áreas, la organización espacial y la organización oculo-manual, están muy relacionadas con el aprendizaje de la escritura (hay juegos más específicos para el desarrollo del lenguaje, como los que consisten en montar cuentos o historias). Asimismo, son juegos con los que pueden construir cada vez algo distinto, una casita, un coche, un castillo, etc. Otros juegos similares son los que consisten en enroscar y desenroscar para formar y construir piezas, o los puzles, el cubo de Rubik, etc. 

Los juegos de mesa, además de permitirnos disfrutar de un tiempo de calidad con los hijos, nos permiten acompañar a los niños en su vivencia emocional del aprendizaje de la victoria y la derrota: observar cómo viven estas sensaciones, como les reafirma el triunfo, cómo viven la frustración o cómo construyen su identidad al vencer a un adulto (a veces, debemos dejar que nos ganen, ya que los niños se reafirman mediante el juego).

 

Los juegos de construcciones también son muy recomendables porque requieren que el niño organice el material y el espacio; es decir, ayudan a trabajar la organización espacial. Además, como deben manipular las piezas y hacerlas encajar, también trabajan la coordinación oculo-manual. Estas dos áreas, la organización espacial y la organización oculo-manual, están muy relacionadas con el aprendizaje de la escritura


Por su parte, los juegos de estrategia nos enseñan a anticipar movimientos, a ponernos en la piel del adversario, así como a contener la impulsividad de que querer tirar y ganar enseguida. «En las sesiones se trabaja mucho mediante los juegos esta contención de la impulsividad porque este aprendizaje lo pueden trasladar a otras áreas y situaciones de la vida. Por ejemplo, les resulta muy útil en los exámenes», explica la psicóloga.

Los juegos de estrategia tienen otra función interesante: como los hay de temáticas muy diversas (fantasmas, ladrones, mansiones encantadas, herencias, casos policiacos, etc.) los niños pueden enfrentarse a conceptos que temen desde el como si, poniéndose ellos mismos en el lugar de lo temido: como si fueran los ladrones, como si escaparan de los fantasmas, etc.

Finalmente, también recomendamos como juegos para regalar a los niños por Reyes aquellos que exigen velocidad y reflejos: por ejemplo, juegos en los que hay que detectar dos cartas iguales y coordinar una acción motriz, como la de coger un objeto o poner una carta en la mesa. Estos juegos ayudan a mejorar la capacidad de reacción de los niños y su coordinación motriz.