Por Susana Lladó

El psicólogo Luis Elías nos explica las dinámicas que se crean en una terapia de lateralidad en grupo y cómo benefician a los pacientes.

En contra de lo que quizá pudiera parecer, una terapia individual no siempre es lo más indicado para el paciente

Cada caso es diferente, pero en general, y como en otros tipos de terapia, la terapia de lateralidad en grupo tiene muchas ventajas para el paciente.

 

¿Por qué?

Porque permite que se creen dinámicas que no se producen en una terapia individual.

 

Bien, centrémonos en esas dinámicas que surgen específicamente en la terapia de lateralidad en grupo

En la terapia grupal de lateralidad no solamente tratamos los ítems propios de la lateralidad cruzada realizando los ejercicios de psicomotricidad pertinentes y trabajando la concentración, la atención, la orientación espaciotemporal, etc. Como todos los pacientes comparten el hecho de tener la lateralidad cruzada, pueden expresar sus problemáticas ante los demás.

Al iniciar la terapia creen que son los únicos que tienen una serie de pensamientos, inseguridades, problemas, emociones, etc. Al oír a los otros compartir los suyos, se dan cuenta de que no están solos en sus vivencias. Esto facilita que pierdan la vergüenza con la que han llegado, compartan lo que les preocupa y se ayuden unos a otros.

¿Hasta qué punto es importante que puedan compartirlas?

Los grupos se forman con pacientes de edades similares, de modo que es muy habitual que unos se reconozcan en las dificultades de los otros. Esto es importante, ya que cuando se incorpora un nuevo paciente al grupo, suele pensar que lo que vive en su día a día solamente le pasa a él.

 

Cada paciente piensa que es el único que vive lo que vive

Sí, al iniciar la terapia creen que son los únicos que tienen una serie de pensamientos, inseguridades, problemas, emociones, etc. Al oír a los otros compartir los suyos, se dan cuenta de que no están solos en sus vivencias. Esto facilita que pierdan la vergüenza con la que han llegado, compartan lo que les preocupa y se ayuden unos a otros.

Por ejemplo, si alguien sufre acoso escolar, es muy probable que no se lo haya dicho a nadie. Al oír a otro paciente explicar una experiencia similar, se animará también a compartirlo. A las personas nos ayuda mucho escuchar a otra persona hablar de un tema traumático o disfuncional que también sufrimos nosotros. Es un mecanismo que funciona sobre todo, en niños y adolescentes.

 

¿En los adultos es distinto?

A partir d ellos 30 años, los adultos solemos construirnos barreras que lo dificultan. Nos cuesta más que a ellos.

 

¿Qué cambios se producen en ellos al compartir sus emociones y problemas?

Van ganando confianza en un ambiente que es de apoyo y comprensión. Y no solo por el hecho de que el terapeuta guie las sesiones, sino porque los otros dan su feedback sin juzgar.

 

Ser escuchado sin ser juzgado se da en pocos ámbitos

Sí, y proporciona mucha tranquilidad y seguridad. Cada uno tiene inquietudes y problemas propios, pero el trastorno de lateralidad los cohesiona como grupo.

Los niños y adolescentes con lateralidad cruzada suelen tener muchos problemas de inseguridad. La terapia grupal estimula su crecimiento personal y sus habilidades sociales.

¿Qué otros aspectos de la terapia de lateralidad en grupo suponen una ventaja?

Los niños y adolescentes con lateralidad cruzada suelen tener muchos problemas de inseguridad. La terapia grupal estimula su crecimiento personal y sus habilidades sociales. Pasan del aislamiento individual a la integración en un grupo. Además, tal como apuntaba antes, se benefician del apoyo de todos los otros pacientes que llevan más tiempo en ese grupo de terapia y ven las habilidades que han adquirido en el transcurso del tratamiento.

 

Y eso los motiva

Desde luego. Además, los que llevan más tiempo ayudan al que se acaba de incorporar si no le sale un ejercicio, por ejemplo. Y lo hacen desde una gran empatía porque ellos también pasaron por lo mismo y saben las emociones que está sintiendo.

 

¿Podemos añadir más beneficios?

Sí, en una terapia de lateralidad en grupo podemos realizar ejercicios y actividades que no se pueden hacer en una terapia individual. Estos ejercicios y actividades en equipo, además, permiten trabajar la competitividad, la frustración, el egoísmo, el compañerismo y la cooperación, el liderazgo, la evitación, la inseguridad…Es decir, todas las dinámicas y roles que aparecen en un grupo. Asimismo, el terapeuta puede proponer actividades más complejas que en una terapia individual porque la sacarán adelante entre todos. Cada uno aportará las capacidades en las que es mejor y le explicará al otro lo que no entiende, cómo se hace, por qué esa es la mejor solución, etc.

Cuando uno de ellos finaliza la terapia y, por tanto, deja el grupo, se recogen todos sus avances. Este ejercicio se transforma, a su vez, en una gran motivación para todos los que todavía no la han finalizado. Se dan cuenta de todo el progreso que van a realizar.

Entre ellos, ¿suelen reconocerse los avances?

Sí, y este punto es interesante. En los grupos de niños de 10 a 15 años, dedicamos los últimos 5 minutos de cada sesión a comentar lo que ellos quieren o necesitan expresar. Este tiempo les da la oportunidad de hacerse conscientes de sus emociones, escuchar diferentes puntos de vista y aprender herramientas y habilidades sociales de los demás. Llama la atención lo bien que interactúan, la gran capacidad que tienen para reforzarse unos a otros y expresar en voz alta lo mucho que ha evolucionado cada quien en determinado aspecto. Este último punto también sale en las despedidas.

 

¿A qué te refieres?

Cuando uno de ellos finaliza la terapia y, por tanto, deja el grupo, se recogen todos sus avances. Este ejercicio se transforma, a su vez, en una gran motivación para todos los que todavía no la han finalizado. Se dan cuenta de todo el progreso que van a realizar.

El pasado 11 de mayo reabrimos el centro para las terapias presenciales individuales. Por favor, si vas a pedir cita, lee las medidas sanitarias y protocolos de higiene y seguridad que hemos implementado en el centro para evitar la transmisión cruzada de Covid-19 entre nuestro personal y los pacientes. Para los pacientes que viven fuera de Barcelona, seguimos realizando las terapias online. Si quieres hacernos una consulta, puedes ponerte en contacto con el centro.

Desde que se decretaron las nuevas medidas de restricción de la movilidad a finales de octubre, en el centro tramitamos los justificantes de desplazamiento a los pacientes y a sus acompañantes. Si vas a pedir cita, por favor, solicítanos el justificante. Una de las excepciones a las limitaciones de movilidad vigentes son los desplazamientos, debidamente justificados, a centros y establecimientos sanitarios y sociales.