Por Susana Lladó

En contra de lo que se creía hasta hace unos años, ser zurdo homolateral (verdaderamente zurdo) no constituye ningún problema. Sin embargo, los zurdos contrariados y los zurdos heterogéneos, al no tener bien definida la lateralidad de todos los grupos neurofisiológicos hacia la izquierda, sí presentan dificultades que afectan a su aprendizaje y bienestar psicoemocional. La especialista en lateralidad Joëlle Guitart nos lo explica en esta entrevista.

Todavía hay mucha confusión sobre los zurdos. ¿Por qué?

Hay varias razones. Una de ellas es que, históricamente, la zurdera ha sido estigmatizada. Antiguamente, se creía que las personas zurdas estaban poseídas por el diablo. Posteriormente, pasó a verse como un defecto que había que corregir porque seguía teniendo una carga muy negativa. Padres y maestros obligaban al niño zurdo a convertirse en diestro, y de una manera extremadamente autoritaria.

 

¿Y actualmente?

Todavía hay casos en los que se fuerza al niño zurdo a pasar del lado izquierdo al derecho, lo cual le desestabiliza porque le crea un problema de lateralidad cruzada. A un niño verdaderamente zurdo no hay que intentar modificarle la lateralidad, pues ser zurdo, al igual que ser diestro, no supone un problema. En ambos casos, la lateralidad de la persona está bien establecida: o bien a la izquierda o bien a la derecha. La cuestión es que hay muchas personas que creen ser zurdas y, en realidad, son zurdos contrariados o zurdos heterogéneos. Y ser zurdo, zurdo contrariado o heterogéneo tiene implicaciones muy diferentes

 

De acuerdo, aclaremos conceptos. ¿Cuándo una persona es realmente zurda?

Cuando su lateralidad está definida homogéneamente a la izquierda. Es decir, cuando utiliza su lado izquierdo en todos los campos de funcionamiento: brazo, mano, ojo, oído, motricidad facial, cervicales, pie estático y pie dinámico. El problema es que, generalmente, todos estos campos no son observados al hacer un diagnóstico. Por eso, aunque se dice que hay un 10 % de población zurda, mi experiencia después de tratar a miles de pacientes con problemas de lateralidad, me indica que este porcentaje es mucho más bajo: está en torno al 3 %.

¿Qué significa ser zurdo contrariado?

Los zurdos contrariados son personas que de niños tenían algún campo zurdo y, o bien se les obligó a pasarlo a diestro, o ellos mismos lo pasaron a diestro por imitación.

 

¿Y cuándo hablamos de zurdos heterogéneos?

Cuando al terminar su proceso natural de lateralización, que suele finalizar a los cinco años, algunos de sus grupos neurofisiológicos quedan lateralizados a la izquierda y otros a la derecha. Es decir, cuando la lateralidad no está bien definida homogéneamente.

 

¿Cómo se debería proceder con un niño que es zurdo homogéneo?

Favoreciendo que siga siendo zurdo. Ser zurdo homogéneo solo es una particularidad. De hecho, hay personas zurdas con un rendimiento excelente, mucho mayor que la media. Leonardo Da Vinci y Alejandro Magno, por poner solo dos ejemplos, eran zurdos.  Y tenemos grandes deportistas de élite que también lo son, como Rafa Nadal.

 

¿Qué ocurre, en cambio, con los zurdos contrariados y heterogéneos?

Si no han sido tratados, pueden tener muchas dificultades.

 

¿Qué tipo de dificultades?

Problemas en la adquisición de la lectura (mecánica, retención y comprensión lectora), lentitud, problemas con el lenguaje oral y escrito, problemas en el aprendizaje de las matemáticas y dificultades psicoemocionales.

¿En qué consisten los problemas de lenguaje oral y escrito?

Pueden presentar dislexia, encallamiento y tartamudez, disortografía, disgrafía, juntar o separar palabras de forma incorrecta, tener poca fluidez en el lenguaje verbal, invertir letras y palabras, tener muy mala sintaxis, escribir en espejo, escribir de izquierda a derecha, escribir en vertical en lugar de en horizontal, no poder escribir en línea recta debido al cruce de lateralidad oculomanual, etc.

 

¿Y las dificultades en el aprendizaje de las matemáticas?

Hay dificultades en el aprendizaje del cálculo, inversión de números y cifras, escritura también en espejo, se equivocan en la orientación de los números, les cuesta muchísimo aprender a sumar, restar, multiplicar y dividir, no saben “llevar”, etc.

 

¿Y los problemas psicoemocionales?

Problemas de inseguridad, infravaloración, falta de autoestima, desmotivación, ansiedad e incluso depresión. Hay una falta de yo mental, emocional y neurofisiológico.

 

¿Pueden presentar algún problema más?

Puede haber problemas de hipoacusia, que es la disminución de la capacidad auditiva. Asimismo, la zurdera heterogénea también es un factor en la etiología del estrabismo.

¿Todos estos problemas se pueden tratar? ¿tienen solución?

Sí, desde luego. Incluso he tratado a pacientes con hipoacusia que han ganado audición con la terapia. Los mejores resultados los obtenemos en niños de 5 a 20 años. A partir de esta edad, y hasta los 60, la terapia de lateralidad también es eficaz, aunque la recuperación queda un poco por debajo del 90- 95 %.  En todo caso, merece la pena que estos pacientes más mayores hagan el tratamiento, ya que su calidad de vida cambia por completo.

 

¿Siempre es recomendable lateralizar a un zurdo contrariado a la izquierda?

Esta es otra confusión común. No siempre es recomendable lateralizar a los zurdos contrariados como zurdos homogéneos. Dependerá de los resultados que muestre el test de lateralidad, el cual, repito, debe ser completo e incluir la lateralidad de brazo, mano, ojo, motricidad facial, cervicales, equilibrio estático y dinámico. Estos resultados nos indicarán si a este zurdo contrariado heterogéneo lo cambiamos de lado a diestro homogéneo o lo pasamos a zurdo completo; es decir, a zurdo homogéneo. En otras palabras, se trata de respetar la dominancia de la lateralidad y acabar de lateralizar homolateralmente al paciente en función de esa dominancia.

 

¿Por qué hay personas zurdas?

Actualmente, la neurociencia todavía no ha podido averiguarlo. Lo que sí sabemos es que la lateralidad es un proceso que se inicia ya en el feto y que queda establecida alrededor de los cinco años. A esta edad, el niño debería tener su lateralidad bien definida homolateralmente a la derecha o a la izquierda. También sabemos, y yo lo he comprobado en la práctica clínica durante 50 años, que hay más niños zurdos que niñas.

 

El pasado 11 de mayo reabrimos el centro para las terapias presenciales individuales. Por favor, si vas a pedir cita, lee las medidas sanitarias y protocolos de higiene y seguridad que hemos implementado en el centro para evitar la transmisión cruzada de Covid-19 entre nuestro personal y los pacientes. Para los pacientes que viven fuera de Barcelona, seguimos realizando las terapias online. Si quieres hacernos una consulta, puedes ponerte en contacto con el centro.

Desde que se decretaron las nuevas medidas de restricción de la movilidad a finales de octubre, en el centro tramitamos los justificantes de desplazamiento a los pacientes y a sus acompañantes. Si vas a pedir cita, por favor, solicítanos el justificante. Una de las excepciones a las limitaciones de movilidad vigentes son los desplazamientos, debidamente justificados, a centros y establecimientos sanitarios y sociales.